18/09/2014

La lumbalgia en el corredor de fondo ... por Raul González

La lumbalgia en el corredor de fondo ... por Raul González

La lumbalgia en el corredor de fondo

Ciertamente este es un tema demasiado amplio para ser tratado en unas pocas lineas pero voy a intentar centrarme en lo más específicamente relacionado con la lumbalgia en el mundo de la carrera por montaña.

Por lumbalgia  se entiende todo aquel dolor localizado en la zona baja de la columna vertebral, osea en la zona lumbar, eso le convierte en un término ambiguo y que tanto vale para referirse a un dolor provocado por un sufrimiento mecánico articular o  discal, como a un dolor de origen muscular (provocado, por ejemplo, por una distensión o una sobrecarga) o incluso de origen visceral o psicosomático.

 

En nuestro caso nos centraremos en las lumbalgias relacionadas con la carrera, obviando todas las otras posibles causas relacionadas con nuestros hábitos cotidianos , laborales, ergonómicos, de descanso...o relacionado con enfermedades reumáticas o esqueléticas.

También partimos del supuesto de que no hay ninguna dismetria de extremidades inferiores, deformación en el raquis vertebral o extremidades inferiores (genu valgo/varo, pronación/supinación,...).

Con todo ello nos quedamos con una persona sana que practica una actividad deportiva de forma regular ( lo cual está recomendado como actividad saludable para la espalda) y aún así tiene un 90-100% de probabilidades de sufrir un dolor lumbar al menos una vez en su vida. ¿Por qué?

Desde mi punto de vista ,y simplificando todo un poco, la propia mecánica de carrera ( deporte con impacto en cada zancada contra el suelo) y el trabajo muscular repetitivo sobre mismas cadenas musculares ,y la falta de atención a otras, pueden ser las causas principales.

Sobre el primero de los porqués podemos actuar parcialmente mediante el uso de calzado adecuado acorde a nuestra pisada, peso, distancia,..., evitar el asfalto y superficies duras, mejorar nuestra técnica: no sólo de piernas con un “ataque elástico” del pie al suelo, con una zancada redonda,...sino también del braceo con una buena sincronía entre cinturas ( pélvica y escapular).

Asimismo ,y eso nos lleva a la segunda de las causas referidas,conseguir una buena musculatura lumbar y abdominal que absorba los impactos y no deje que esa energía llegue directa a la columna sino que sea capaz de disiparla.

Es muy frecuente que la sobrecarga en el entrenamiento acabe provocando una lumbalgia, en ocasiones asociadas a otros dolores o lesiones; moderar y racionalizar los entrenos de nuevo se presenta como la solución más adecuada.

Debemos trabajar la musculatura del tronco : abdominales y paravertebrales lumbares de forma habitual ,como parte inexcusable de nuestro entrenamiento para defender nuestra columna de las demandas de la carrera, en la zona abdominal no debemos olvidar los trasversos y oblicuos, no centrando el trabajo exclusivamente en el recto anterior ( la “tableta de chocolate”) y hacer correctamente los ejercicios, ojo, pues mal hechos podemos provocar el efecto contrario: un dolor lumbar .

Pero las lumbalgias que se repiten frecuentemente,que presentan recaídas habituales, que se resisten al tratamiento y que no tienen una causa objetiva en pruebas diagnósticas específicas ,como una Resonancia, son provocadas frecuentemente por desequilibrios musculares.

De nuevo la actuación preventiva  de elección son los estiramientos.

Relacionado con el dolor lumbar un grupo importante es el de los isquiotibiales, ya que un acortamiento de los mismos provoca una retroversión de la pelvis, generando una limitación mecánica de la lumbar que puede derivar en lumbalgia.

El Psoas iliaco también adquiere un gran protagonismo ya que es un flexor de cadera que se inserta en las vertebras lumbares, su acortamiento va a provocar una tracción de esos niveles  vertebrales empujando hacia delante la columna lumbar y generando una anteversión de la pelvis lo que de nuevo ocasiona dificultades mecánicas en la columna lumbar.

La pelvis hace de “puente” entre piernas y lumbar y los músculos que se insertan en ella deben estar equilibrados ya que si uno de ellos está hipertenso traccionará de su inserción en pelvis arrastrándola y provocando tensión en la inserción muscular opuesta, estos desequilibrios también se presentan en las pubalgias.

De ahí la importancia de estirar y no permitir que ningún músculo acumule una tensión excesiva; los adductores contracturados también pueden acabar generando una lumbalgia .

Ciertamente restaurar el equilibrio de la  pelvis, y por extensión de la lumbar, se convierte en un tratamiento complejo que puede dilatarse en el tiempo,mejor no llegar a ello.

 

Texto: Raul González  Rodríguez, Fisioterapia-Acupuntura /www.fisoraul.es/ e-mail: info@fisioraul.es

Comparte "La lumbalgia en el corredor de fondo ... por Raul González" via:

      

Más noticias
25/06/2014

Anatomía básica I. Los Isquiotibiales ...por Raul González

...el estiramiento muscular es obligatorio para el deportista, máxime en un gr...

24/05/2014

Natural Running ...por Raul González

Cualquiera que practique y disfrute de la carrera por montaña ha oído últimam...

09/04/2014

EPI - Electrolisis Percutanea Intratisular...por Raul Gonzalez

Habrá que estar atento a los estudios científicos que confirmen la eficacia de...